¿Sueñas con vivir de tu negocio? ¿Sueñas con ser libre? ¿Libre de hacer lo que quieras, cuando quieras, como quieras? El emprendimiento es maravilloso para el crecimiento personal y profesional. Aprendes a conocerte y mucho. Entre otras cosas porque salen muchos miedos y bloqueos como el famoso síndrome de la impostora. Pensamientos como “¿Estaré a la altura?”, “Nadie estará interesado en mis servicios”, “No tengo mucho que aportar”, “¿Quién me va a comprar a mí?” rondan una y otra vez por tu cabeza. Te haces pequeña frente a tu público y necesitas demostrar que sí vales. Así que te apuntas a un sinfín de cursos de otras emprendedoras a las que admiras muchísimo. Sé honesta contigo misma: ¿Cuántos cursos tienes pendientes de empezar o a medio empezar? Seguro que hasta te has olvidado de algunos que has comprado y no consumido. ¿Cuántos libros has comprado y no te da tiempo a leer? ¿Cuántos más tienes en tu lista de deseos? Y haces, repasas, vuelves a hacer, compruebas de nuevo… porque quieres asegurarte que todo queda perfecto. No escatimes en esfuerzos. Hay días mejores que otros. Cuando, por fin, quieres lanzarte, le sigues dando vuelta al precio que vas a poner a tu producto o servicio. Llega el miedo de que nadie conecte contigo, de que nadie te compre y de que todo (tu dedicación, tu tiempo, tu energía, las inversiones realizadas) sea en vano. ¿Estás pensando en poner precios bajos porque sientes que es la única manera de que alguien te compre? Por cierto, ¿cómo se fija un precio? ¿Qué variables tengo que tener en cuenta?

Además, estás (o estabas) acostumbrada en recibir una nómina al final de mes y esto te da seguridad. Es una seguridad relativa porque, claro, que tengas trabajo y, por lo tanto, un sueldo mensual, depende exclusivamente de la voluntad de terceras personas y, entonces, puede terminar en cualquier momento. En cualquier caso, sabes que, cada 28 del mes, cobras y podrás pagar el alquiler y subvenir al resto de tus necesidades. Todos los meses, cobras lo mismo y, así, te sientes cómoda. Pues sabes gestionarlo de esta forma, es lo que conoces. Sin embargo, en un negocio, no se cobra igual todos los meses. Algunos meses, se cobra más y otros menos. Y tampoco se cobra un día fijo al mes. Entonces, otro tipo de dudas te asaltan: ¿Cómo se gestiona esto? ¿Y si me quedo sin dinero? ¿Podré pagar los impuestos? ¿Y si todos mis clientes se van y dejan de trabajar conmigo?

Ahora te pregunto: ¿Te has planteado la posibilidad de tener una coach y mentora financiera que, además, es experta en contabilidad y fiscalidad de autónomos y PYMES? ¿Alguien que te de otra perspectiva? ¿Alguien que te aporte claridad y que te ayude a construir una estrategia financiera? Piénsalo… Determinar los ingresos y gastos de tu negocio forma parte del modelo de negocio CANVAS. ¿Lo sabías? ¿Lo has intentado o te has quedado en “los números no son lo mío”? ¿Piensas que tu negocio va a funcionar si no conoces sus cifras y vas a ciegas?

¡Yo puedo ayudarte! Descubre cómo en este enlace: https://coachingcontableyfinanciero.com/dia-vip/