Cuando decides emprender, lo último que te preocupa es la contabilidad y los impuestos de tu negocio. Emprendes para dedicarte a lo que mejor sabes hacer y a lo que te apasiona. Te apuntas a un montón de formaciones para poder hacer tú misma un montón de tareas anexas que te permitan vender y ayudar a los demás: crear una página de venta, montar un funnel de ventas, tener presencia en las redes sociales,… hasta que puedas delegar todas estas tareas en otras personas. En cambio, se suele contratar a un asesor desde el principio, lo cual está fenomenal. Es la persona experta en temas fiscales y que se puede encargar de tus declaraciones. Y esto te lleva a la trampa de desentenderte por completo de la contabilidad de tu negocio porque:

  1. No quieres saber nada del tema.
  2. Los números no son lo tuyo.
  3. Te parece complicado.

 Repasemos juntos/as cada una de estas objeciones.

  1. ¿Realmente no quieres saber nada del tema? En realidad, hay números que sí te interesan y mucho: número de ventas, total vendido e ingresado cada mes, número de clientes, número e identificación de tus clientes más fieles, etc. La contabilidad no es más que un registro de lo que pasa en tu negocio: ventas, compras, cobros y pagos. No necesitas saber cómo llevar una contabilidad para aprovechar la información que te da (sigue leyendo).

 

  1. Piensas que los números no son lo tuyo. Hemos hablado de números que despiertan tu interés, ¿verdad? Y me atrevo a decir que cualquiera los entiende. Vamos que no hace falta ser ingeniero ni matemático para ver su evolución y sacar conclusiones… ¿o te resulta más cómodo seguir en la ignorancia y a ciegas? ¿Crees que realmente te conviene no conocer algunas cifras clave de tu negocio? Ya te digo yo que no y, por una simple razón: estás desaprovechando una poderosa manera de tomar conciencia de tu situación en un solo vistazo.

 

  1. Te parece complicado. La buena noticia es que no necesitas ser contable, es decir, registrar cada hecho económico que se produzca. Dicho esto, podrías hacerlo de manera sencilla en un Excel porque tampoco necesitas aprender lo que son debe y haber ni las cuentas contables y su uso. Sólo necesitas saber qué información te interesa y plasmarla en tu Excel. Eso sí, si eres disciplinado/a para hacerlo de manera regular, mejor. Ahora tengo que decirte que, si, por ejemplo, utilizas Paypal para cobrar tus servicios, tienes acceso a informes en un clic. Estos informes los puedes conseguir en formato Excel, con lo cual basta con saber manejar Excel para sacarles partido. 

Y terminaré diciéndote que las personas exitosas financieramente saben exactamente de dónde proviene su dinero. ¿Acaso esto no merece tu compromiso e implicación?